jueves, 11 de febrero de 2016

Ulises y el cíclope Polifemo (HOMERO, La Odisea IX, 166-525)


Ulises y el cíclope Polifemo (HOMERO, La Odisea IX, 166-525)

Κυκλώπων δ' ς γααν λεύσσομεν γγς όντων,                     Hacia la tierra de los Cíclopes, que cerca estaba, mirábamos,
καπνόν τ' ατν τε φθογγν ΐων τε κα αγν.                        y al humo y a la voz de los mismos y de las ovejas y de las cabras. 
μος δ' έλιος κατέδυ κα π κνέφας λθε,                                 Cuando el sol se puso y el anochecer sobrevino,  
δ τότε κοιμήθημεν π ηγμνι θαλάσσης.                                 precisamente entonces nos acostamos cerca del borde del mar.
μος δ' ριγένεια φάνη οδοδάκτυλος ώς,               170           Pero cuando se mostró la hija de la mañana, la Aurora, la de rosados dedos, 
κα τότ' γν γορν θέμενος μετ πσιν ειπον·                     y entonces yo, habiendo convocado una asamblea, en medio de todos dije:
"
λλοι μν νν μίμνετ', μο ρίηρες ταροι·                               “unos ahora aguardad, mis leales compañeros;   
ατρ γ σν νηΐ τ' μ κα μοσ' τάροισιν                             luego yo con mi nave y mis compañeros      
λθν τνδ' νδρν πειρήσομαι, ο τινές εσιν,                          habiendo ido, a estos hombres tentaré, quienes son,
' ο γ' βρισταί τε κα γριοι οδ δίκαιοι,               175            si por caso los cuales realmente violentos y salvajes y no justos, 
ε φιλόξεινοι, καί σφιν νόος στ θεουδής."                                  u hospitalarios, y para ellos mismos una mente piadosa hay.” 
ς επν ν νης βην, κέλευσα δ' ταίρους                            Así habiendo hablado, me dirigí arriba de la nave, y ordené a los compañeros
ατούς τ' μβαίνειν νά τε πρυμνήσια λσαι.                             mismos subir y amarras soltar. 
ο δ' αψ' εσβαινον κα π κλησι καθζον,                                   Y éstos al punto embarcaban y en los bancos se sentaban,
ξς δ' ζόμενοι πολιν λα τύπτον ρετμος.           180            y en orden colocados, el espumoso mar batían con los remos.   
λλ' τε δ τν χρον φικόμεθ' γγς όντα,                            Pero cuando al fin llegamos a esta tierra, que cerca estaba,
νθα δ' π' σχατι σπέος εδομεν γχι θαλάσσης,                     allí en un extremo una cueva vimos junto al mar, 
ψηλόν, δάφνσι κατηρεφές· νθα δ πολλ                                elevada, de laureles cubierta; allí numeroso                          
μλ', ϊές τε κα αγες, αύεσκον· περ δ' αλ                              rebaño, tanto ovejas como cabras, pernoctaban; alrededor un muro
ψηλ δέδμητο κατωρυχέεσσι λίθοισι                          185            alto se había construido con hundidas piedras
μακρσίν τε πίτυσσιν δ δρυσν ψικόμοισιν.                             y con grandes pinos y con encinas, de cima frondosa.        
νθα δ' νρ νίαυε πελώριος, ς α τ μλα                              Allí vivía un hombre gigantesco, el cual ciertamente los rebaños          
οος ποιμαίνεσκεν πόπροθεν· οδ μετ' λλους                        él sólo apacentaba lejos; y no entre los otros                     
πωλετ', λλ' πάνευθεν ἐὼν θεμίστια δη.                               frecuentaba, sino que estando lejos, pensaba en cosas impías. 
κα γρ θαμ' τέτυκτο πελώριον, οδ ἐῴκει            190           Y en efecto, era un monstruo espantoso, y no semeja
νδρί γε σιτοφάγ, λλ ί λήεντι                                           al hombre, al menos al que come pan, sino a una cumbre selvosa
ψηλν ρέων, τε φαίνεται οον π' λλων.                            de elevados montes, la cual se muestra aislada de las otras. 
δ τότε τος λλους κελόμην ρίηρας ταίρους                          Precisamente entonces a los demás leales compañeros yo mandaba
ατο πρ νηΐ τε μένειν κα να ρυσθαι·                                    allí mismo en la nave permanecer y la nave proteger;  
ατρ γ κρίνας τάρων δυοκαίδεκ' ρίστους         195            luego yo habiendo escogido de los compañeros los doce mejores
βν· τρ αγεον σκν χον μέλανος ονοιο,                             marché; y con capruno pellejo de negro vino,       
δέος, ν μοι δκε Μάρων, Εάνθεος υός,                                   y dulce, el que a mí me había dado Máron, el hijo de Evantes,
ρες πόλλωνος, ς σμαρον μφιβεβήκει,                                sacerdote de Apolo, el cual a Ismara tenía protegida,       
ονεκά μιν σν παιδ περισχόμεθ' δ γυναικ                            puesto que a él con su hijo lo cuidamos, también a su mujer
ζόμενοι· κει γρ ν λσεϊ δενδρήεντι                      200            nosotros, temerosos; pues moraba en un bosque arbolado
Φοίβου πόλλωνος. δέ μοι πόρεν γλα δρα·                       de Febo Apolo. Este a mí me procuró espléndidos dones:
χρυσο μέν μοι δκ' εεργέος πτ τάλαντα,                             A mí me dio de oro bien labrado siete talentos, 
δκε δέ μοι κρητρα πανάργυρον, ατρ πειτα                       me dio a mí una crátera toda de plata, pero a continuación
ονον ν μφιφορεσι δυώδεκα πσιν φύσσας,                        vino en doce ánforas llenas habiendo vertido,           
δν κηράσιον, θεον ποτόν· οδέ τις ατν            205            dulce, puro, divinal bebida; y nadie aquello           
είδη δμώων οδ' μφιπόλων ν οκ,                                         lo sabía de los siervos ni de las criadas en la casa,
λλ' ατς λοχός τε φίλη ταμίη τε μί' οη.                                  sino él mismo y su esposa amada y una administradora sola. 
τν δ' τε πίνοιεν μελιηδέα ονον ρυθρόν,                                  cuando beben este, dulce como la miel, vino rojo,     
ν δέπας μπλήσας δατος ν εκοσι μέτρα                              un vaso habiendo llenado por veinte medidas de agua     
χε', δμ δ' δεα π κρητρος δώδει,                    210            vertían, y un aroma agradable de la crátera se percibía,
θεσπεσίη· τότ' ν ο τοι ποσχέσθαι φίλον εν.                         divino; entonces ciertamente apartarse no sería grato.
το φέρον μπλήσας σκν μέγαν, ν δ κα α                         de éste llevaba yo, habiéndolo llenado, un pellejo grande , y además, provisiones
κωρύκ· ατίκα γάρ μοι ΐσατο θυμς γήνωρ                           en una alforja; pues inmediatamente para mí supuso mi ánimo valeroso
νδρ' πελεύσεσθαι μεγάλην πιειμένον λκήν,                        que se nos acercaría un hombre revestido de gran fuerza,
γριον, οτε δίκας ε εδότα οτε θέμιστας.               215            agreste, y no muy sabedor de derechos y leyes.           
καρπαλίμως δ' ες ντρον φικόμεθ', οδέ μιν νδον                 Rápidamente hasta la cueva llegamos, y a él dentro no
ερομεν, λλ' νόμευε νομν κάτα πίονα μλα.                          lo hallamos, sino que apacentaba en el campo pingües rebaños. 

λθόντες δ' ες ντρον θηεύμεσθα καστα·                                 Habiendo entrado en la cueva, obserbábamos cada cosa:   
ταρσο μν τυρν βρθον στείνοντο δ σηκο                                esteras de quesos estaban cargadas, estaban llenos los apriscos            
ρνν δ' ρίφων· διακεκριμέναι δ κασται              220            de corderos además de cabritos; separados todos y cada uno        
ρχατο, χωρς μν πρόγονοι, χωρς δ μέτασσαι,                         estaban encerrados, por una parte los nacidos antes, por otra los medianos,       
χωρς δ' αθ' ρσαι· ναον δ' ρ γγεα πάντα,                            por otra, a su vez, los recentales; y chorreaban con el suero las vasijas todas,
γαυλοί τε σκαφίδες τε, τετυγμένα, τοσ' νάμελγεν.                   las colodras y las tinajas, dispuestas, en ellas ordeñaba.
νθ' μ μν πρώτισθ' ταροι λίσσοντ' πέεσσι                           Entonces a mí primeramente los compañeros me suplicaban con palabras
τυρν ανυμένους έναι πάλιν, ατρ πειτα             225           que apoderándonos de unos quesos nos fuésemos de nuevo, luego a continuación     
καρπαλίμως π να θον ρίφους τε κα ρνας                        rápidamente hacia la nave veloz cabritos y corderos             
σηκν ξελάσαντας πιπλεν λμυρν δωρ·                             de los apriscos habiendo sacado, navegásemos el salado mar.       
λλ' γ ο πιθόμην, - τ' ν πολ κέρδιον εν, -                      yo no accedí, —realmente mucho mejor yo estuviese,—
φρ' ατόν τε δοιμι, κα ε μοι ξείνια δοίη.                                    hasta que yo a él mismo le viese y si a mí hospitalidad me daría.
οδ' ρ' μελλ' τάροισι φανες ρατεινς σεσθαι.   230           Y entonces pensaba que, a mis compañeros habiéndose mostrado, no les sería agradable.  
νθα δ πρ κήαντες θύσαμεν δ κα ατο                              Allí un fuego habiendo encendido, sacrificamos y además, nosotros mismos    
τυρν ανύμενοι φάγομεν, μένομέν τέ μιν νδον                       de unos quesos apoderándonos, comimos, y le esperábamos a él dentro       
μενοι, εος πλθε νέμων. φέρε δ' βριμον χθος                    sentados, hasta que llegó de los prados. Llevaba una ingente carga 
λης ζαλέης, να ο ποτιδόρπιον εη.                                           de leña seca, para que a él propia para su cena le fuese.
ντοσθεν δ' ντροιο βαλν ρυμαγδν θηκεν·         235          Y dentro de la cueva habiéndola arrojado, un estruendo produjo;   
μες δ δείσαντες πεσσύμεθ' ς μυχν ντρου.                      pero nosotros, temerosos, escapábamos hacia el interior de la cueva.               
ατρ γ' ες ερ σπέος λασε πίονα μλα,                             Luego éste, en efecto, hacia la espaciosa gruta guió las gordas ovejas,                      
πάντα μάλ', σσ' μελγε, τ δ' ρσενα λεπε θύρηφιν,             todas juntamente, cuantas solía ordeñar, pero a los machos dejaba a la puerta
ρνειούς τε τράγους τε, βαθείης ντοθεν αλς.                       y los borregos y los macho cabríos en el interior de un afincado recinto.
ατρ πειτ' πέθηκε θυρεν μέγαν ψόσ' είρας,    240          Pero luego puso un pedrejón grande, hacia arriba habiéndolo alzado,
βριμον· οκ ν τόν γε δύω κα εκοσ' μαξαι                            e ingente; precisamente a éste veintidós carros
σθλα τετράκυκλοι π' οδεος χλίσσειαν·                                resistentes de cuatro ruedas del suelo no lo moverían;
τόσσην λίβατον πέτρην πέθηκε θύρσιν.                                 ¡Tan enorme roca colocó en la entrada!         
ζόμενος δ' μελγεν ϊς κα μηκάδας αγας,                                Y sentándose, ordeñaba las ovejas y las baladoras cabras,
πάντα κατ μοραν, κα π' μβρυον κεν κάστ.   245           todas las cosas según lo debido, y cerca de su recental movió a cada una.
ατίκα δ' μισυ μν θρέψας λευκοο γάλακτος                           Inmediatamente, habiendo cuajado ora una mitad de la blanca leche     
πλεκτοσ' ν ταλάροισιν μησάμενος κατέθηκεν,                      en trenzados canastillos habiéndola amontonado la guardó,
μισυ δ' ατ' στησεν ν γγεσιν, φρα ο εη                              ora la otra mitad, a su vez, la puso en unos jarros, para que le sirviese
πίνειν ανυμέν καί ο ποτιδόρπιον εη.                                        para beber a él, cuando la tomase y propia para su cena le fuese.             
ατρ πε δ σπεσε πονησάμενος τ ργα,         250            Pero, una vez que hubo realizado rápidamente sus trabajos,
κα τότε πρ νέκαιε κα εσιδεν, ερετο δ' μεας·                       y entonces fuego encendía y nos avistó, y nos preguntó a nosotros: 
"
ξενοι, τίνες στέ; πόθεν πλεθ' γρ κέλευθα;                      “¡Oh extranjeros!, ¿Quiénes sois? ¿De dónde navegáis los líquidos caminos?
τι κατ πρξιν μαψιδίως λάλησθε                                         ¿Acaso por un negocio o vanamente estáis errando      
οά τε ληϊστρες περ λα, τοί τ' λόωνται                                 como los piratas por mar, y éstos vagan
ψυχς παρθέμενοι, κακν λλοδαποσι φέροντες;"  255            sus vidas habiendo expuesto, llevando desgracia a los extranjeros?”
ς φαθ', μν δ' ατε κατεκλάσθη φίλον τορ,                         Así decía, pero a nosotros todavía se nos conmovíó nuestro querido corazón,
δεισάντων φθόγγον τε βαρν ατόν τε πέλωρον.                      habiéndonos asustado su voz grave y su misma monstruosidad.             
λλ κα ς μιν πεσσιν μειβόμενος προσέειπον·                   Pero aun así a él con palabras yo, respondiéndole, le dije:
"
μες τοι Τροίηθεν ποπλαγχθέντες χαιο             259           “nosotros, en verdad, los Aqueos, desde Troya yendo a la deriva                    
παντοίοισ' νέμοισιν πρ μέγα λατμα θαλάσσης,                  con variados vientos por el profundo abismo del mar, 
οκαδε έμενοι, λλην δν λλα κέλευθα                                   hacia la patria volviéndonos, por otra vía, por otras rutas 
λθομεν· οτω που Ζες θελε μητίσασθαι.                                llegamos: así quizá Zeus quiso pensarlo.      
λαο δ' τρεΐδεω γαμέμνονος εχόμεθ' εναι,                           Guerreros del Atrida Agamenón nos jactamos de ser, 
το δ νν γε μέγιστον πουράνιον κλέος στί·                          cuya gloria ahora mismo precisamente grandísima bajo el cielo es;             
τόσσην γρ διέπερσε πόλιν κα πώλεσε λαος        265           ¡tan gran ciudad, ciertamente, ha devastado y ha aniquilado a guerreros
πολλούς. μες δ' ατε κιχανόμενοι τ σ γονα                       numerosos! Pero además nosotros, llegando, hasta tus rodillas
κόμεθ', ε τι πόροις ξεινήϊον ἠὲ κα λλως                                   hemos venido, por si en algo tú nos procurarías hospitalidad o incluso mayormente
δοίης δωτίνην, τε ξείνων θέμις στίν.                                         nos ofrecerías un presente, el cual de los huéspedes costumbre es. 
λλ' αδεο, φέριστε, θεούς· κέται δέ τοί εμεν.                           Respeta, no obstante tú, nobilísimo, a los dioses, suplicantes para ti nosotros somos. 

Ζες δ' πιτιμήτωρ κετάων τε ξείνων τε,                    270            Pero Zeus, vengador de suplicantes y de huéspedes,          
ξείνιος, ς ξείνοισιν μ' αδοίοισιν πηδε."                                  es hospitalario, el cual junto con los venerados huéspedes sigue.”
ς φάμην, δέ μ' ατίκ' μείβετο νηλέϊ θυμ·                          Así le hablaba, éste a mí al momento me respondía con resuelto ánimo:
"
νήπιός ες, ξεν', τηλόθεν ελήλουθας,                                  “tú, un insensato, oh extranjero, o de lejos has venido,
ς με θεος κέλεαι δειδίμεν λέασθαι.                                    “el cual a mí a los dioses me animas o a temer o a evitar.      
ο γρ Κύκλωπες Δις αγιόχου λέγουσιν               275             Sin duda, los Cíclopes de Zeus, armado de égida, no se preocupan               
οδ θεν μακάρων, πε πολ φέρτεροί εμεν·                       ni de los dioses bienaventurados, pues en verdad, con mucho más poderosos somos;
οδ' ν γ Δις χθος λευάμενος πεφιδοίμην                         y yo, la enemistad de Zeus habiendo evitado, no te perdonaría 
οτε σε οθ' τάρων, ε μ θυμός με κελεύοι.                             ni a ti, ni a tus compañeros, si mi ánimo a mí no me lo pidiese. 
λλά μοι εφ', π σχες ἰὼν εεργέα να,                                   Pero a mí dime, en dónde has atracado tú, viniendo, la bien construida nave,
που π' σχατις κα σχεδόν, φρα δαείω."          280            o tal vez en la lejanía realmente o cerca, para que yo lo sepa.”
ς φάτο πειράζων, μ δ' ο λάθεν εδότα πολλά,                      Así decía, tentándome, pero a mí, no se me escapó, que sé muchas cosas,          
λλά μιν ψοῤῥον προσέφην δολίοισ' πέεσσι·                           sino que a él de nuevo me dirigía con engañosas palabras:
"
νέα μέν μοι κατέαξε Ποσειδάων νοσίχθων,                              “a mi nave me la destrozó Poseidón, que conmueve la tierra, 
πρς πέτρσι βαλν μς π πείρασι γαίης,                               junto a los escollos habiéndola arrojado en los lindes de vuestra tierra, 
κρ προσπελάσας· νεμος δ' κ πόντου νεικεν·    285            a un promontorio habiéndola acercado; el viento desde el ponto la arrastró;
ατρ γ σν τοσδε πέκφυγον απν λεθρον."                    sin embargo, yo junto con éstos evité la extrema muerte.”
ς φάμην, δέ μ' οδν μείβετο νηλέϊ θυμ,                          Así le hablaba, éste a mí nada me contestaba con resuelto ánimo,
λλ' γ' ναΐξας τάροισ' π χερας αλλε,                                 pero éste precisamente habiéndose levantado, les echaba encima las manos,                
σν δ δύω μάρψας ς τε σκύλακας ποτ γαί                             y habiendo cogido a la vez a dos, como cachorros en tierra            
κόπτκ δ' γκέφαλος χαμάδις έε, δεε δ γααν.  290             los estampaba; y fuera el encéfalo en tierra fuía, y mojaba la tierra.
τος δ δι μελεϊστ ταμν πλίσσατο δόρπον·                          A éstos separadamente miembro por miembro habiendo cortado, se preparó la cena;
σθιε δ' ς τε λέων ρεσίτροφος, οδ' πέλειπεν,                      y comía como un león montaraz, y no dejaba,        
γκατά τε σάρκας τε κα στέα μυελόεντα.                                  ni las entrañas ni las carnes ni los huesos meduloso.        
μες δ κλαίοντες νεσχέθομεν Δι χερας,                                Y nosotros llorando levantamos a Zeus las manos,
σχέτλια ργ' ρόωντες· μηχανίη δ' χε θυμόν.         295            viendo los lamentables hechos; y la impotencia retenía el ánimo.         
ατρ πε Κύκλωψ μεγάλην μπλήσατο νηδν                         Pero una vez que el Cíclope su gran estómago se llenó,
νδρόμεα κρέ' δων κα π' κρητον γάλα πίνων,                      devorando humana carne y además pura leche bebiendo,
κετ' ντοσθ' ντροιο τανυσσάμενος δι μήλων.                         yacía dentro de la cueva, habiéndose tendido entre las ovejas.  
τν μν γ βούλευσα κατ μεγαλήτορα θυμν                         A éste yo planeé en mi animosa mente,
σσον ών, ξίφος ξ ρυσσάμενος παρ μηρο,      300             yendo más cerca, habiendo desenvainado la aguda espada de la parte del muslo,      
οτάμεναι πρς στθος, θι φρένες παρ χουσι,                       herirle en el pecho, en donde las entrañas el hígado albergan,
χείρ' πιμασσάμενος· τερος δέ με θυμς ρυκεν.                       con la mano habiéndolo tocado; pero a mí otro pensamiento me contenía.
ατο γάρ κε κα μμες πωλόμεθ' απν λεθρον·                  Allí mismo, pues, también nosotros habríamos sucumbido a la extrema muerte;
ο γάρ κεν δυνάμεσθα θυράων ψηλάων                                     puesto que no podríamos de los accesos elevados    
χερσν πώσασθαι λίθον βριμον, ν προσέθηκεν.  305            con las manos quitar la roca ingente, que ha aplicado.
ς τότε μν στενάχοντες μείναμεν Ἠῶ δαν.                             Así entonces, lamentándonos, aguardamos a la Aurora divina.
μος δ' ριγένεια φάνη οδοδάκτυλος ώς,                                 Pero cuando la hija de la mañana se mostró, la Aurora de rosados dedos,  
κα τότε πρ νέκαιε κα μελγε κλυτ μλα,                             y entonces fuego encendía y ordeñaba las esplendidas ovejas,  
πάντα κατ μοραν, κα π' μβρυον κεν κάστ.                     todas las cosas según lo debido, y junto al recental puso a cada una. 
ατρ πε δ σπεσε πονησάμενος τ ργα,         310            Pero, una vez que hubo realizado rápidamente sus trabajos,
σν δ' γε δ ατε δύω μάρψας πλίσσατο δεπνον.                  y a la vez éste precisamente entonces de nuevo a dos agarrando, se preparó la comida.
δειπνήσας δ' ντρου ξήλασε πίονα μλα,                                    Y habiendo comido, de la cueva sacó los pingües rebaños, 
ηϊδίως φελν θυρεν μέγαν· ατρ πειτα                               fácilmente habiendo quitado el pedrejón enorme; pero a continuación 
ψ πέθηχ', ς ε τε φαρέτρ πμ' πιθείη.                                  de nuevo lo colocó, como si a un carcaj la tapa le colocase.
πολλ δ οίζ πρς ρος τρέπε πίονα μλα             315             Con su silbido dirigía hacia el monte sus pingües rebaños
Κύκλωψ· ατρ γ λιπόμην κακ βυσσοδομεύων,                    el Cíclope; sin embargo, yo me quedé meditando cosas malas,
ε πως τεισαίμην, δοίη δέ μοι εχος θήνη.                                  por si de algún modo yo me vengase, y me diese a mí la gloria Atenea.            
δε δέ μοι κατ θυμν ρίστη φαίνετο βουλή·                            Y a mí, en seguida, en mi ánimo el mejor plan me parecía;
Κύκλωπος γρ κειτο μέγα όπαλον παρ σηκ,                      esto es, del Cíclope yacía en el establo una gran tranca,
χλωρν λαΐνεον· τ μν κταμεν, φρα φοροίη        320           verde de olivo; a la que él cortó, para llevarla,        
αανθέν. τ μν μμες ΐσκομεν εσορόωντες                             una vez seca. A la que nosotros comparábamos, observándola,
σσον θ' στν νης εικοσόροιο μελαίνης,                                   como el mástil de un navío de veinte remos negro,        
φορτίδος ερείης, τ' κπερά μέγα λατμα·                               de una nave ancha, la cual atraviesa el extenso abismo:
τόσσον ην μκος, τόσσον πάχος εσοράασθαι.                          tan larga era, tan gruesa al observarla.
το μν σον τ' ργυιαν γν πέκοψα παραστς    325           de la cual como una braza yo corté, habiéndome acercado
κα παρέθηχ' τάροισιν, ποξναι δ' κέλευσα·                          y la entregué a mis compañeros, y que la afilasen les ordené; 
ο δ' μαλν ποίησαν· γ δ' θόωσα παραστς                          Y éstos lisa la hicieron; y yo afilé, habiéndome acercado,
κρον, φαρ δ λαβν πυράκτεον ν πυρ κηλέ.                    un extremo, e inmediatamente, habiéndola tomado, la enrojecí en fuego ardiente.

κα τ μν ε κατέθηκα κατακρύψας π κόπρ,                       y a ésta yo favorablemente la puse, habiéndola ocultado debajo del estiércol,  
α κατ σπείους κέχυτο μεγάλ' λιθα πολλή·         330           que, en efecto, en la cueva se había acumulado en gran manera, bastante abundantemente;
ατρ τος λλους κλήρ πεπαλέσθαι νωγον,                         luego, que los otros por sorteo se eligiesen, yo ordenaba,
ς τις τολμήσειεν μο σν μοχλν είρας                                     el que se atreviese conmigo, habiendo levantado la estaca,
τρψαι ν φθαλμ, τε τν γλυκς πνος κάνοι.                      a frotarla en el ojo, cuando a éste el dulce sueño le llegase.
ο δ' λαχον, τος ν κε κα θελον ατς λέσθαι,                    Y éstos lo obtuvieron por suerte, a éstos yo mismo también quería haber elegido,   
τέσσαρες, ατρ γ πέμπτος μετ τοσιν λέγμην. 335           a los cuatro, luego yo, el quinto, juntamente con ellos me junté.                       
σπέριος δ' λθεν καλλίτριχα μλα νομεύων·                              Y por la tarde vino de pastar los rebaños de hermoso vellón; 
ατίκα δ' ες ερ σπέος λασε πίονα μλα,                                 e inmediatamente hacia la anchurosa cueva condujo los pingües rebaños,             
πάντα μάλ', οδέ τι λεπε βαθείης ντοθεν αλς,                      todos enteramente, y a ninguna dejó dentro del ahincado redil,       
τι ϊσάμενος, κα θες ς κέλευσεν.                                        o bien algo habiendo sospechado, o bien porque una divinidad se lo ordenó.
ατρ πειτ' πέθηκε θυρεν μέγαν ψόσ' είρας·   340            Pero luego puso un pedrejón grande, hacia arriba habiéndolo alzado;         
ζόμενος δ' μελγεν ϊς κα μηκάδας αγας,                                y sentándose, ordeñaba las ovejas y las baladoras cabras,
πάντα κατ μοραν, κα π' μβρυον κεν κάστ.                    todas las cosas según lo debido, y cerca de su recental movió a cada una. 
ατρ πε δ σπεσε πονησάμενος τ ργα,                          Pero, una vez que hubo realizado rápidamente sus trabajos,                        
σν δ' γε δ ατε δύω μάρψας πλίσσατο δόρπον.                  y a la vez éste precisamente entonces de nuevo a dos agarrando, se preparó la comida.
κα τότ' γ Κύκλωπα προσηύδων γχι παραστάς,  345            Y entonces yo al Cíclope le decía, a su lado colocándome,
κισσύβιον μετ χερσν χων μέλανος ονοιο·                                teniendo en las manos un cuenco de negro vino:
"
Κύκλωψ, τ, πίε ονον, πε φάγες νδρόμεα κρέα,                   “Cíclope, toma, bebe vino, después que has comido humana carne, 
φρ' εδς, οόν τι ποτν τόδε νης κεκεύθει                               para que sepas, de alguna manera, que vino es éste que tiene oculto la nave
μετέρη· σο δ' α λοιβν φέρον, ε μ' λεήσας                             nuestra; y a ti, además, como una libación te lo traía, por si de mí te compadecías,
οκαδε πέμψειας· σ δ μαίνεαι οκέτ' νεκτς.        350            a casa me enviaras; pero tú te enfureces de modo ya no soportable.                           
σχέτλιε, πς κέν τίς σε κα στερον λλος κοιτο                        ¡Criminal! ¿Cómo, pues, a ti algún otro más tarde te llegará
νθρώπων πολέων; πε ο κατ μοραν ρεξας."                       de los hombre numerosos? En tanto que según lo justo tú no obras.”
ς φάμην, δ δέκτο κα κπιεν· σατο δ' ανς                       Así yo le hablaba, éste lo aceptó y lo apuró; y le gustó sobremanera
δ ποτν πίνων καί μ' τεε δεύτερον ατις·                                la dulce bebida bebiendo y a mí me pedía otra de nuevo:                 
"
δός μοι τι πρόφρων καί μοι τεν ονομα επ         355             “dame a mí aun más de buen grado y a mí tu nombre dime
 ατίκα νν, να τοι δ ξείνιον, κε σ χαίρς.                           ahora mismo, para que a ti yo te ofrezca el don hospitalario, con el que tú te complazcas. 
κα γρ Κυκλώπεσσι φέρει ζείδωρος ρουρα                                También, pues, a los Cíclopes produce la fértil tierra          
ονον ριστάφυλον, καί σφιν Δις μβρος έξει·                          vino de buen racimo, y a ellos la lluvia de Zeus los acrecienta;           
λλ τόδ' μβροσίης κα νέκταρός στιν ποῤῥώξ."                   pero ésta de ambrosía y de néctar está compuesta.”          
ς φατατάρ ο ατις γ πόρον αθοπα ονον·   360             Así le hablaba; luego a él de nuevo yo le suministré ardiente vino:
τρς μν δωκα φέρων, τρς δ' κπιεν φραδίσιν.                       tres veces yo le ofrecí presuroso, tres veces la apuró con insensatez.
ατρ πε Κύκλωπα περ φρένας λυθεν ονος,                         Pero después que al Cíclope alrededor de la mente le llegó el vino,   
κα τότε δή μιν πεσσι προσηύδων μειλιχίοισι·                             entonces precisamente a él con palabras dulces yo le decía:”  
"
Κύκλωψ, ερωτς μ' νομα κλυτόν; ατρ γώ τοι                     “Cíclope, ¿me preguntas mi nombre ilustre? Luego yo a ti
ξερέω· σ δέ μοι δς ξείνιον, ς περ πέστης.          365             te lo diré; pero tú a mí dame el don hospitalario, como has prometido. 
Οτις μοί γ' νομα· Οτιν δέ με κικλήσκουσι                             Nadie para mí ciertamente es mi nombre. Y Nadie a mí me llaman       
μήτηρ δ πατρ δ' λλοι πάντες ταροι."                                 mi madre y mi padre y todos los otros compañeros.”
ς φάμην, δέ μ' ατίκ' μείβετο νηλέϊ θυμ·                          Así yo le hablaba, éste a mí al momento me respondía con resuelto ánimo:      
"
Οτιν γ πύματον δομαι μετ οσ' τάροισι,                          A Nadie yo el último me lo comeré entre sus compañeros,
τος δ' λλους πρόσθεν· τ δέ τοι ξεινήϊον σται."    370            y a los otros antes: y éste para ti el don de hospitalidad será.”
, κα νακλινθες πέσεν πτιος, ατρ πειτα                           Decía, y habiéndose reclinado, cayó de espaldas, pero luego              
κετ' ποδοχμώσας παχν αχένα, κδ δέ μιν πνος                 yacía, habiendo doblado la gruesa cerviz, y enteramente a él el sueño                    
ρει πανδαμάτωρ· φάρυγος δ' ξέσσυτο ονος                             le vencía, el que todo lo doma: y de la garganta le salía vino
ψωμοί τ' νδρόμεοι· δ' ρεύγετο ονοβαρείων.         374            y bocados humanos; éste eructaba ebrio.                             
κα τότ' γ τν μοχλν π σποδο λασα πολλς,                 Y entonces yo la estaca debajo de la brasa abundante metí,”    
εος θερμαίνοιτο· πεσσι δ πάντας ταίρους                               hasta que se caldease; y con palabras a todos los compañeros  
θάρσυνον, μή τίς μοι ποδδείσας ναδύη.                                     yo animaba, para que nadie a mí, habiéndose acongojado, se me retirase.
λλ' τε δ τάχ' μοχλς λάϊνος ν πυρ μέλλεν                     Pero cuando ya pronto la estaca de olivo en el fuego iba a
ψασθαι, χλωρός περ ών, διεφαίνετο δ' ανς,        379           prender, verde siendo aun, y brillaba sobremanera,
κα τότ' γν σσον φέρον κ πυρός, μφ δ' ταροι                y entonces yo muy cerca la saqué del fuego, y alrededor los compañeros
σταντατρ θάρσος νέπνευσεν μέγα δαίμων.                      se colocaban; no obstante ánimo crecido nos insufló una divinidad.
ο μν μοχλν λόντες λάϊνον, ξν π' κρ,                          Estos, habiendo cogido la estaca de olivo, afilada por la punta,            
φθαλμ νέρεισαν· γ δ' φύπερθεν ρεισθες                      en el ojo la introdujeron; y yo desde arriba, habiendome apoyado,  
δίνεον, ς τε τις τρυπ δόρυ νήϊον νρ                                     la giraba, como cuando un hombre taladra un madero naval                      
τρυπάν, ο δέ τ' νερθεν ποσσείουσιν μάντι         385            con un taladro, otros por abajo la agitan con una correa,                
ψάμενοι κάτερθε, τ δ τρέχει μμενς αεί·                            anudado de uno y otro lado, y éste corre constantemente siempre:
ς το ν φθαλμ πυριήκεα μοχλν λόντες                           así en el ojo de éste la incandescente estaca nosotros, habiéndola cogido,
δινέομεν, τν δ' αμα περίῤῥεε θερμν όντα.                             girábamos, y la sangre fluía alrededor de ésta que estaba caliente.
πάντα δέ ο βλέφαρ' μφ κα φρύας εσεν ϋτμ                   Y a él totalmente alrededor de párpados y cejas le quemó la emanación   
γλήνης καιομένης· σφαραγεντο δέ ο πυρ ίζαι.    390            de la pupila quemada; y le crepitaban a él por el fuego las raíces.
ς δ' τ' νρ χαλκες πέλεκυν μέγαν ἠὲ σκέπαρνον               Y como cuando un hombre fundidor una segur grande o un hacha,
εν δατι ψυχρ βάπτ μεγάλα άχοντα                                       en agua fría sumerge, que en gran manera sisea, 
φαρμάσσων· τ γρ ατε σιδήρου γε κράτος στίν·                    templándola: pues, ésta a su vez precisamente la fuerza del hierro es; 
ς το σίζ' φθαλμς λαϊνέ περ μοχλ.                                  de igual modo siseaba el ojo de éste alrededor de la estaca de olivo.             
σμερδαλέον δ μέγ' μωξεν, περ δ' αχε πέτρη,       395             y muy espantosamente se quejó, y resonaba alrededor la caverna,                                             
μες δ δείσαντες πεσσύμεθ'. ατρ μοχλν                         nosotros, temerosos, huimos. Pero él la estaca,    
ξέρυσ' φθαλμοο πεφυρμένον αματι πολλ.                           arrancó del ojo, empapada de sangre abundante.          
τν μν πειτ' ἔῤῥιψεν π ο χερσν λύων,                                a ésta después él arrojó lejos de sí con sus manos, trastornado,     
ατρ Κύκλωπας μεγάλ' πυεν, ο ά μιν μφς                      luego ese a los Cíclopes fuertemente llamaba, los cuales ciertamente alrededor de él                           
κεον ν σπήεσσι δι' κριας νεμοέσσας.                   400            habitaban en cuevas por entre las cimas ventosas.
ο δ βος ΐοντες φοίτων λλοθεν λλος,                                 Estos, su voz oyendo, acudían de un sitio cada cual,
στάμενοι δ' εροντο περ σπέος, ττι κήδοι·                               y deteniéndose, le preguntaban, cerca de la cueva, qué a él le afligía:

"τίπτε τόσον, Πολύφημ', ρημένος δ' βόησας                          “¿por qué, pues, tan abrumado, Polifemo, de esta manera has gritado
νύκτα δι' μβροσίην κα ΰπνους μμε τίθησθα;                       durante la noche divina y despiertos a nosotros nos pones?            
μή τίς σευ μλα βροτν έκοντος λαύνει;             405            ¿Acaso a ti, no consciente, alguno de los hombres las ovejas se te lleva?
μή τίς σ' ατν κτείνει δόλ ἠὲ βίηφι;"                                       O ¿acaso alguno a ti mismo te mata con engaño o con violencia?”
τος δ' ατ' ξ ντρου προσέφη κρατερς Πολύφημος·             Y a éstos, a su vez, desde la cueva respondía el robusto Polifemo:  
"
φίλοι, Οτίς με κτείνει δόλ οδ βίηφιν."                               “¡Oh, amigos! Nadie a mí me mata con engaño ni con violencia.”       
ο δ' παμειβόμενοι πεα πτερόεντ' γόρευον·                            Y éstos, contestándole, palabras aladas le decían:    
"
ε μν δ μή τίς σε βιάζεται οον όντα,                      410            “pues bien, si nadie te violenta a ti, que solo estás, 
νοσόν γ' ο πως στι Δις μεγάλου λέασθαι,                           ciertamente no es posible de ningún modo evitar la enfermedad de Zeus excelso,
λλ σύ γ' εχεο πατρ Ποσειδάωνι νακτι."                                sino que tú ciertamente suplica a tu padre, Poseidón soberano.”  
ς ρ' φαν πιόντες, μν δ' γέλασσε φίλον κρ,                   Así entonces hablaban, y mi querido corazón se rió,
ς νομ' ξαπάτησεν μν κα μτις μύμων.                            de cómo el nombre mio ha engañado y mi astucia perfecta.              
Κύκλωψ δ στενάχων τε κα δίνων δύνσι,            415           Pero el Cíclope gimiendo y sufriendo por los dolores,   
χερσ ψηλαφόων, π μν λίθον ελε θυράων,                            con las manos palpando, quitó la piedra de la entrada,
ατς δ' εν θύρσι καθέζετο χερε πετάσσας,                            el mismo en la entrada se sentó, habiendo extendido las manos,
ε τινά που μετ' εσσι λάβοι στείχοντα θύραζε·                           si por casualidad entre los carneros cogía a alguno dirigiéndose hacia fuera;   
οτω γάρ πού μ' λπετ' ν φρεσ νήπιον εναι.                           pues quizá confiaba en su mente que yo tan ingenuo era.

ατρ γ βούλευον, πως χ' ριστα γένοιτο,         420            sin embargo, yo meditaba, cómo con mucho mejor resultaría,
ε τιν' ταίροισιν θανάτου λύσιν δ' μο ατ                            si alguna liberación de la muerte para mis compañeros y para mí mismo 
εροίμην· πάντας δ δόλους κα μτιν φαινον,                          encontraba; y todos los engaños e ingenio yo urdía,
ς τε περ ψυχς· μέγα γρ κακν γγύθεν εν.                         ya que era por mi vida; ciertamente una gran desgracia cerca estaba.   
δε δέ μοι κατ θυμν ρίστη φαίνετο βουλή·                             Y a mí además en mi mente la mejor deliberación me parecía:
ρσενες οιες σαν ϋτρεφέες δασύμαλλοι,                425            fuertes carneros había, bien alimentados, de lana tupida,
καλοί τε μεγάλοι τε, οδνεφς ερος χοντες·                                hermosos y grandes, con un vellón de color violeta;
τος κέων συνέεργον ϋστρεφέεσσι λύγοισι,                              a éstos yo, en silencio, los ataba con bien trenzados mimbres, 
τσ' πι Κύκλωψ εδε πέλωρ, θεμίστια εδώς,                            sobre éstos dormía el Cíclope, un monstruo, entendido en asuntos impíos,
σύντρεις ανύμενος· μν ν μέσ νδρα φέρεσκε,                    de tres en tres tomándolos; el de en medio un hombre llevaba,
τ δ' τέρω κάτερθεν την σώοντες ταίρους.           430            y los otros dos por uno y otro lado iban, salvando a mis compañeros.
τρες δ καστον φτ' ϊες φέρον· ατρ γώ γε,                         por tanto, tres carneros a cada hombre llevaban; pero yo ciertamente,
ρνεις γρ ην μήλων χ' ριστος πάντων—,                      un borrego, pues, había del rebaño con mucho el mejor de todos,
το κατ ντα λαβών, λασίην π γαστέρ' λυσθες                 de éste por el lomo apoderándome, bajo su lanuda panza, arrastrándome,
κείμην· ατρ χερσν ώτου θεσπεσίοιο                                        me colocaba; luego, con mis manos del vellón extraordinario 
νωλεμέως στρεφθες χόμην τετληότι θυμ.             435            firmemente, habiéndome girado, yo me agarraba con resignado ánimo.
ς τότε μν στενάχοντες μείναμεν Ἠῶ δαν.                            Así, luego gimiendo esperamos a la Aurora divina.
μος δ' ριγένεια φάνη οδοδάκτυλος ώς,                               Y cuando se mostró la hija de la mañana, la Aurora, de rosados dedos,
κα τότ' πειτα νομόνδ' ξέσσυτο ρσενα μλα,                         y entonces, pues, salía fuera a pastar el viril rebaño,
θήλειαι δ μέμηκον νήμελκτοι περ σηκούς·            439           y las hembras balaban no ordeñadas por los apriscos;
οθατα γρ σφαραγεντο. ναξ δ' δύνσι κακσι                  porque sus ubres estaban llenas. Pero su dueño, por dolores nocivos
τειρόμενος πάντων ΐων πεμαίετο ντα                                    afligido, tocaba los lomos de todos sus carneros,       
ρθν σταότων· τ δ νήπιος οκ νόησεν,                               de los que se mantenían de pie; de esto él, ingenuo, no se apercibió,
ς ο π' εροπόκων ΐων στέρνοισι δέδεντο.                              que ellos bajo los pechos de los lanudos corderos estaban atados.
στατος ρνεις μήλων στειχε θύραζε,                                      El último borrego del rebaño iba hacia fuera,
λάχν στεινόμενος κα μο πυκιν φρονέοντι.        445           con su lana cargado y conmigo que pensaba astutas cosas.  
τν δ' πιμασσάμενος προσέφη κρατερς Πολύφημος·             Y a éste habiéndolo tocado le dijo el fuerte Polifemo:
"
κρι πέπον, τί μοι δε δι σπέος σσυο μήλων                           “Carnero amigo, ¿cómo me has salido así de la cueva entre el rebaño
στατος; ο τι πάρος γε λελειμμένος ρχεαι οἰῶν,                      el último? Nunca antes, por cierto, quedando detrás de las ovejas, marchabas,

λλ πολ πρτος νέμεαι τέρεν' νθεα ποίης                             sino que con mucho el primero pacías las tiernas flores del prado
μακρ βιβάς, πρτος δ ος ποταμν φικάνεις,  450            a grandes pasos andando, el primero a las corrientes de los ríos llegabas, 
πρτος δ σταθμόνδε λιλαίεαι πονέεσθαι                                  el primero al establo ansiabas volver
σπέριος, νν ατε πανύστατος. σύ γ' νακτος                        por la tarde, ahora, por el contrario, el último de todos. ¿Quizá tú seguramente el ojo 
φθαλμν ποθέεις; τν νρ κακς ξαλάωσε                            de tu dueño echas de menos? A éste un hombre malévolo lo dejó completamente ciego
σν λυγροσ' τάροισι, δαμασσάμενος φρένας ον,                  con sus malvados compañeros, habiendo dominado mi ánimo con vino,
Οτις, ν ο πώ φημι πεφυγμένον μμεν λεθρον.   455            Nadie, al que todavía no, creo, ha escapado a la muerte.
ε δ μοφρονέοις ποτιφωνήεις τε γένοιο                                     Si, en efecto, tuvieses entendimiento y tú, dotado de palabra, llegases a
επεν, ππ κενος μν μένος λασκάζει·                                  decirme, en dónde aquel a mi furia escapa;
τ κέ ο γκέφαλός γε δι σπέος λλυδις λλ                           a él sus sesos ciertamente  por la cueva ya por aquí ya por allá,
θεινομένου αίοιτο πρς οδεϊ, κδ δέ τ' μν κρ                      una vez herido, se estrellarían en el suelo, y enteramente mi corazón
λωφήσειε κακν, τά μοι οτιδανς πόρεν Οτις."     460            se repondría de los males, los cuales a mí el cobarde Nadie me ha procurado.”
ς επν τν κριν π ο πέμπε θύραζε.                                    Así diciendo, a su carnero envía hacia fuera.
λθόντες δ' βαιν π σπείους τε κα αλς                              Y habiendo llegando un poco lejos de la cueva y del aprisco,
πρτος π' ρνειο λυόμην, πέλυσα δ' ταίρους.                      yo, el primero, de debajo del borrego me desataba y desligué a mis compañeros.
καρπαλίμως δ τ μλα ταναύποδα, πίονα δημ,                      Y rápidamente los rebaños, de piernas largas,  gordos de grasa,
πολλ περιτροπέοντες λαύνομεν, φρ' π να       465            numerosos, dando vueltas, lo guiamos, hasta que a las naves
κόμεθσπάσιοι δ φίλοισ' τάροισι φάνημεν,                           llegamos; y bienvenidos por nuestros queridos amigos fuimos considerados,       
ο φύγομεν θάνατον· τος δ στενάχοντο γοντες.                    los que escapamos a la muerte; por los otros lo lamentaban gimiendo. 
λλ' γ οκ εων, ν δ' φρύσι νεον κάστ,                        Ahora bien, yo no les permití, y con las cejas les hacía señas a cada uno,  
κλαίειν· λλ' κέλευσα θος καλλίτριχα μλα                           llorar; sino que yo les ordené que rápidamente ellos, habiendo embarcado  
πόλλ' ν νη βαλόντας πιπλεν λμυρν δωρ.       470            abundantes ovejas de hermosos vellones en el barco, navegasen por la salina agua.
ο δ' αψ' εσβαινον κα π κλησι καθζον·                                  Estos inmediatamente los embarcaron y sobre los bancos se sentaban;
ξς δ' ζόμενοι πολιν λα τύπτον ρετμος.                            Y uno tras otro sentados, el canoso mar batían con los remos.
λλ' τε τόσσον πν, σσον τε γέγωνε βοήσας,                       Pero cuando estaban lejos tanto, cuanto uno se hace oir habiendo gritado,
κα τότ' γ Κύκλωπα προσηύδων κερτομίοισι·        474           y entonces yo al Cíclope me dirigía con incisivas palabras: 
"
Κύκλωψ, οκ ρ' μελλες νάλκιδος νδρς ταίρους            “Cíclope, no deberías, pues, a los compañeros de un hombre desfallecido 
δμεναι ν σπϊ γλαφυρ κρατερφι βίηφι.                                devorar en la cueva hueca con tu robusta fuerza.
κα λίην σέ γ' μελλε κιχήσεσθαι κακ ργα,                              y demasiado ciertamente pensaba que a ti te alcanzarían tus malas acciones, 

σχέτλι', πε ξείνους οχ ζεο σ ν οκ                                   criminal, puesto que a tus huéspedes no temías en tu morada
σθέμεναι· τ σε Ζες τείσατο κα θεο λλοι."                          comerte; por tanto a ti Zeus te ha castigado y los dioses restantes.”
ς φάμην, δ' πειτα χολώσατο κηρόθι μλλον·    480          Así le hablaba, éste entonces se irritó en su corazón mucho más;  
κε δ' ποῤῥήξας κορυφν ρεος μεγάλοιο,                                y nos arrojó, habiéndola arrancado, la cima de un monte grande,
κδ δ' βαλε προπάροιθε νες κυανοπρροιο                             y la lanzó un poco delante de la nave de proa negra 
τυτθόν, δεύησεν δ' οήϊον κρον κέσθαι.                                    y falló en llegar a la parte alta del timón.
κλύσθη δ θάλασσα κατερχομένης π πέτρης·                       Se levantó el mar por la roca que vino de arriba;   
τν δ' ψ πειρόνδε παλιῤῥόθιον φέρε κμα,             485           y a ésta de nuevo hacia la ribera la arrastraba la ola que refluye,
πλημυρς κ πόντοιο, θέμωσε δ χέρσον κέσθαι.                      la pleamar desde alta mar, y la forzó a llegar a tierra.
ατρ γ χείρεσσι λαβν περιμήκεα κοντν                            Luego yo con mis manos habiendo cogido una pértiga muy larga
σα παρέξ· τάροισι δ' ποτρύνας κέλευσα                               la empujé fuera; y a mis compañeros, habiéndoles animado, les ordené
μβαλέειν κώπσ', ν' πκ κακότητα φύγοιμεν,                        que se aplicasen a los remos, para que lejos a la desgracia escapásemos,
κρατ καταννεύων· ο δ προπεσόντες ρεσσον.        490            con la cabeza haciendo una señal; éstos, habiéndose inclinado, remaban.
λλ' τε δ δς τόσσον λα πρήσσοντες πμεν,                        Pero cuando ya dos veces tanto mar recorrido, estábamos lejos,
κα τότε δ Κύκλωπα προσηύδων· μφ δ' ταροι                      y entonces, pues, al Cíclope yo me dirigía; y alrededor mis compañeros
μειλιχίοισ' πέεσσιν ρήτυον λλοθεν λλος·                              con dulces palabras me contenían de una y otra parte:
"
σχέτλιε, τίπτ' θέλεις ρεθιζέμεν γριον νδρα;                       “Desgraciado, ¿pero por qué quieres provocar a un agreste varón?
ς κα νν πόντονδε βαλν βέλος γαγε να            495            el cual aun así al mar habiendo tirado la roca, llevó la nave
ατις ς πειρον, κα δ φάμεν ατόθ' λέσθαι.                          de nuevo hacia tierra, y sin duda creíamos allí mismo morir.
ε δ φθεγξαμένου τευ αδήσαντος κουσε,                             Y si a uno que gritase o hablase oyera,                     
σύν κεν ραξ' μέων κεφαλς κα νήϊα δορα                             a la vez golpearía nuestras cabezas y los náuticos maderos
μαρμάρ κριόεντι βαλών· τόσσον γρ ησιν."         499             con un pedrusco áspero habiéndonos alcanzado; ¡tal, pues, lanza!”

ς φάσαν, λλο πεθον μν μεγαλήτορα θυμόν,                  Así decían, sin embargo no persuadían mi magnánimo corazón,   
λλά μιν ψοῤῥον προσέφην κεκοτηότι θυμ·                            sino que a él de nuevo le decía con el corazón enojado: 
"Κύκλωψ, α κέν τίς σε καταθνητν νθρώπων                          “Cíclope, si acaso a ti alguno de los mortales hombres 
φθαλμο ερηται εικελίην λαωτύν,                                          te pregunta la indigna ceguera de tu ojo,           
φάσθαι δυσσα πτολιπόρθιον ξαλασαι,                                le dices que Ulises, destructor de ciudades, te ha cegado,   
υἱὸν Λαέρτεω, θάκ νι οκί' χοντα."                         505            hijo de Laertes, en Itaca está la casa que tiene.”
ς φάμην, δέ μ' ομώξας μείβετο μύθ·                                 Así yo le hablaba, éste, habiéndose quejado, a mí me contestaba de palabra:.


" πόποι, μάλα δή με παλαίφατα θέσφαθ' κάνει.                   “¡Oh dioses! muy de cierto ya a mí los antiguos oráculos me llegan.
σκε τις νθάδε μάντις νρ ΰς τε μέγας τε,                               Había aquí un varón adivino excelente y famoso,               
Τήλεμος Ερυμίδης, ς μαντοσύν κέκαστο                                Télemo Eurímida, el cual en adivinación se había distinguido    
κα μαντευόμενος κατεγήρα Κυκλώπεσσιν·               510             y profetizando envejecía entre los Ciclopes;     
ς μοι φη τάδε πάντα τελευτήσεσθαι πίσσω,                            el cual a mí me decía que todas estas cosas se cumplirían más tarde, 
χειρν ξ δυσος μαρτήσεσθαι πωπς.                                  que por las manos de Ulises me vería privado de la vista.