lunes, 24 de marzo de 2014

Horacio, Epodo XII


Quid tibi vis, mulier nigris dignissima barris?                           ¿Qué quieres, mujer dignísima de los negros elefantes?
      munera quid mihi quidve tabellas
                                      ¿Por qué regalos o por qué tablillas a mí
mittis nec firmo iuveni neque naris obesae?
                             me envías, ni de fuerte juventud ni de nariz pesada [soy]?
      namque sagacius unus odoror,                                         
Pues yo solo más sagazmente huelo,
polypus an gravis hirsutis cubet hircus in alis                5         
un pólipo o un insoportable choto que yazgan entre los peludos sobacos,
      quam canis acer ubi lateat sus.
                                        que un perro olisqueante, en dónde se oculta el jabalí.
qui sudor vietis et quam malus undique membris
                      ¡Qué sudor y cuán mal olor por todas partes de sus arrugados
      crescit odor, cum pene
soluto                                           miembros surge, cuando, deshinchado el pene,
indomitam properat rabiem sedare, neque illi
                            su indómito furor se apresura a calmar, y ni a ella       
      iam manet umida creta colorque                           10         
ya se le mantiene el húmedo blanquete ni el color
stercore fucatus crocodili iamque
subando                               acicalado de excremento de cocodrilo, y ya ganosa,    
      tenta cubilia tectaque rumpit.
                                            los tendidos lechos y sus artesonados rompe.   
vel mea cum saevis agitat fastidia verbis:
                                 O con enojosas palabras critica mis desganas:    
      'Inachia langues minus ac me;
                                          ‘Con Inaquia flojeas menos que conmigo
Inachiam ter nocte potes, mihi
semper ad unum          15         a Inaquia tres veces en una noche puedes, a mí siempre a un solo
      mollis opus. pereat male quae te
                                       polvo tú, afeminado, [puedes]. Que perezca de mala manera Lesbia,
Lesbia quaerenti taurum monstravit inertem.
                             la que a ti, incapaz, me aconsejó para mí que buscaba un toro.   
      cum mihi Cous adesset Amyntas,                                     
Estando junto a mí Amintas de Cos,       
cuius in indomito constantior inguine nervos                             
cuyo miembro en su indómita ingle más firme
      quam nova collibus arbor inhaeret.                        20         
que un joven árbol en las colinas está plantado.
muricibus Tyriis iteratae vellera lanae                                       
¿Para quién eran hechos presurosamente los vellones de lana reteñida      
      cui properabantur? tibi nempe,                                           
con púrpuras Tirias? Para ti, sin duda,      
ne foret aequalis inter conviva, magis quem                               
no sea que hubiese entre los coetáneos un comensal, al cual           
      diligeret mulier sua quam te.                                              
amase su mujer más que [yo] a ti.  
o ego non felix, quam tu fugis, ut pavet acris                25          
¡Oh, yo no [soy] dichosa, tanto tú me huyes, como teme
      agna lupos capreaeque leones!'
                                          una cordera a los voraces lobos y las cabras a los leones!'


Versificación.

El Epodo 12 de Horacio está compuesto en dísticos dactílicos, formados por un hexámetro y un tetrámetro dactílico cataléctico. Horacio une en todos los Epodos dos versos, en su mayor parte coincidentes en cuanto al sentido, en estrofas dialogadas. Se trata exclusivamente de versos dactílicos.

Hexámetro.
El hexámetro consta de cinco dáctilos (— U U) y en sexto lugar un espondeo (— —) o troqueo (— U) en vez del dáctilo; es, por tanto, un verso cataléctico (verso al que en el último pie le falta una sílaba). En todos los pies puede el dáctilo ser reemplazado por el espondeo, muy rara vez se 
produce la sustitución en el quinto pie. 
Cada hexámetro contiene, por lo menos, un dáctilo puro. La única excepción en la poesía clásica se encuentra en Catulo 116, 3.
Este es el esquema métrico de un hexámetro:

      __         __         __         __                      U
— U U / — U U / — U U / — U U / — U U / — —               Hexámetro

En el hexámetro puede haber cinco cesuras: triemímera, pentemímera, pentemímera femenina o trocaica, heptemímera y bucólica.
La cesura triemímera se halla después del tercer medio pie.
La cesura pentemímera se halla después del quinto medio pie.
La cesura heptemímera se halla después del séptimo medio pie.
La cesura bucólica se halla antes del quinto pie. Para ello el cuarto y el quinto pie tienen que ser dáctilos.
La cesura pentemímera femenina o trocaica se halla después del quinto medio pie y medio.
Normalmente la heptemímera se combina normalmente con otra. La cesura heptemímera sola es poco armónica.

                                  pentemímera                bucólica
        __               __                __                 __                              U
1 — U U / 2 — // U U / 3 — // U // U / 4 — // U U // / 5 — U U / 6 — —    Hexámetro
               triemímera             trocaica   heptemímera

Tetrámetro dactílico cataléctico.
El tetrámetro dactílico cataléctico consta de tres dáctilos (— U U) más un espondeo (— —) o troqueo (— U) en vez del dáctilo; es, por tanto, un verso cataléctico (verso al que en el último pie le falta una sílaba). El primero y segundo dáctilo pueden sustituirse por un espondeo; el tercero, con excepción del carmen I, 28, 2 no. El verso tiene así exactamente la forma de los cuatro últimos pies del hexámetro.
Este es el esquema métrico de un tetrámetro dactílico cataléctico.

       __         __                     U
 — U U / — U U / — U U / — —               Tetrámetro dactílico cataléctico.


Sinopsis del Epodo XII (Contra una vieja)

Versos   1-  2: pregunta e insulto.
Versos   3-  6: Horacio ya no es joven, pero conserva todavía un excelente olfato.
Versos   7-13: inapetencia sexual del poeta, causada por el sudor y el tufo de la vieja.
Versos 14-24: monólogo de la vieja, en el que critica la flojedad sexual de Horacio.
Versos 25-26: concluye, dando una respuesta a la pregunta inicial.  




Nota: La traducción, mal que bien, es cosecha propia.



j.-c.o.r.

























































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada